<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=184823845260372&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Comienza a emprender con una inversión

¿Sabes cómo interpretar tu salud financiera? Analiza cuánto dinero gastas, cuánto dinero ahorras y cuánto dinero inviertes.

1.- Da el primer paso

Si quieres pertenecer a esa selectiva parte de la población trabajadora que decidieron ser su propio jefe y se atrevieron a realizar el sueño de tener su propia empresa, hoy es el mejor momento para poner en orden tus finanzas y comenzar a ahorrar e invertir.

 Recuerda que para asegurar el éxito de cualquier espíritu emprendedor se requiere de una buena salud financiera.

 Nuestro país tiene mucho potencial y está a la espera de inversionistas que desean ser un motor de crecimiento económico.

 Ha llegado el momento de que logres la salud financiera que se requiere para construir tu patrimonio. Pero, si piensas que tu sueldo es bajo y para empezar a ahorrar, estás en un completo error. No olvides que para empezar a ahorrar no se requiere de grandes sumas de dinero, hay opciones para iniciar ese camino que te llevará a la inversión y así, consumarás tus sueños.

2.- No es lo mismo ahorrar que invertir 

Una opción para los inversionistas novatos podrían ser los Cetes, con los cuales inviertes en instrumentos financieros gubernamentales emitidos por Banco de México (Banxico).

 Ya que diste el primer paso, que es decidirte a emprender, ahora, es preciso que conozcas la diferencia entre ahorrar e invertir. Cuando ahorramos, (en la mayoría de los casos) se pierde parte del poder adquisitivo con el tiempo. Así que, si eres de las personas que guarda el dinero debajo del colchón o en una cuenta de ahorro tradicional en la banca comercial, estás perdiendo por lo menos el equivalente a la inflación.

 En cambio, cuando inviertes tu dinero en instrumentos financieros, esos recursos monetarios trabajan para ti, porque ofrecen rendimientos superiores a los instrumentos tradicionales de la banca comercial y a la inflación. 

3.- Cuida tu patrimonio

Invertir es una opción viable porque tu dinero generará rendimientos con los que podrás emprender en menos tiempo.

 Cuando buscas la independencia financiera y laboral a través de un negocio propio y quieres conseguirlo por medio de un crédito bancario, sin duda, tendrá sus desventajas. Una de ellas es el alto costo monetario que hay que pagar, en contraste, una inversión puede otorgarte rendimientos.

4.- Opta por el camino del éxito

 Probablemente todavía no estés totalmente convencido de que la inversión es un camino que te puede llevar a consolidar tus metas.

 ¡Tú decides qué camino quieres recorrer!

 Si estás pensando que el camino correcto es la inversión, pero no sabes cómo hacerlo o dónde, las Casas de Bolsa son instituciones que están legalmente constituidas para este fin.

 Asimismo, ponen a tu disposición a sus asesores expertos para que te guíen por el mundo de las inversiones 

Deja atrás el miedo y pon manos a la obra, porque la vida se va volando, y ha llegado el momento de trabajar por tu “dream life”.

¡Contacta a un asesor!

 

 

Por Tomás de la Rosa  

Comparte:

Compartir por email Compartir en facebook Compartir en LinkedIn Compartir en twitter Compartir en WhatsApp