<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=184823845260372&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Qué pasa cuando los conservadores se arriesgan

¿Has pensado escalar el Everest, participar en un triatlón o realizar una caminata por el parque?

Quizá pienses que las primeras son muy extremas. Sin embargo, el grado de intensidad de vivir cualquiera de esas experiencias dependerá de varios factores como: edad, condición física y gustos. Eso mismo pasa cuando se elige una Estrategia de Inversión.

Escalar la montaña más alta del mundo, así como una estrategia financiera, se puede hacer en fases: “campamentos base”, campamento #1, #2, #3 o el campamento # 4 (ubicado a siete mil 990 metros sobre el nivel del mar, msnm) y bien la cumbre a ocho mil 848 (msnm). A esto debes de sumarle el respaldo de un equipo de expertos, así como de los instrumentos correctos que te ayuden a lograr tus metas. 

Así como al escalar requieres de una cuerda firme que te sostenga para subir hasta a la montaña más alta, tu perfil financiero también resulta indispensable para determinar el tipo de inversión más adecuada para ti, y con ello, alcanzar los rendimientos deseados.

La edad, capacidad de ahorro, objetivos de ahorro o inversión, entre otros factores inciden para determinar el perfil y horizonte de inversión de las personas, el cual con ayuda de un asesor financiero de una Casa de Bolsa (que por ley están certificados) podrán determinar una estrategia financiera.

Como todo en la vida, se requiere disciplina. Para un deporte extremo como el alpinismo en alta montaña o las finanzas personales, se requiere de orden. Para el caso de un inversionista, se debe realizar un análisis con una Casa de Bolsa para determinar el perfil del inversionista.

Se pueden agrupar en tres grandes rubros: Inversionista conservador, moderado y agresivo. Aunque hay que destacar que esa distribución no es como la fórmula secreta (el llamado Código 7x) de la Coca-Cola, es decir, inalterable.

Hay ubicaciones intermedias entre los tres grandes rubros de perfiles, incluso el mismo cambia conforme avanza la edad y/o cambian otros factores.


En suma, los tres tipos de inversionistas en el mercado son:


Inversionista Conservador.

El principal objetivo de este tipo de inversionistas (perfil conservador) es la protección de su patrimonio, por lo cual pretende evitar la pérdida del poder adquisitivo que genera la inflación a su acervo monetario. Con instrumentos de Renta Fija (como deuda privada o gubernamental) en su mayoría, con lo cual tiene una baja exposición al riesgo.

La estrategia para los conservadores no es la que maximiza el rendimiento de los recursos monetarios del inversionista, pero si buscar la protección de la pérdida del poder adquisitivo. Según algunos expertos, como máximo, destina una décima parte de su ahorro a instrumentos de Renta Variable y de ellos opta por el mercado de capitales con acciones de empresas reconocidas.

Si bien en este tipo de perfil puede haber jóvenes, está más orientado a personas jubiladas que requieren de mayor confianza de no perder su patrimonio ante la especulación o volatilidad implícita del mercado de Renta Variable.

En algunos casos, el bajo nivel de tolerancia al riesgo es porque parte de su patrimonio son básicos para solventar sus necesidades de la vida cotidiana.


Inversionista Moderado.

El también llamado inversionista medio o moderado o balanceado es una persona consciente de la temporalidad de sus inversiones. Pretende un portafolio con instrumentos de renta fija y renta variable, diversificación con la cual busca una buena rentabilidad, pero con el énfasis de no asumir demasiados riesgos. La ponderación a títulos de Renta Variable es menor al porcentaje que toma un inversionista arriesgado.

Este inversionista es cauteloso y tolera un nivel más allá del mínimo de la volatilidad de los mercados. Según algunos expertos, tiene como máximo un 40% de cartera en papeles de Renta Variable.

 

Inversionista Agresivo.

También llamado “arriesgado”, el inversionista con perfil “agresivo” pretende obtener los mayores rendimientos para su patrimonio, conoce el mundo financiero y por ello está consciente que la volatilidad de los mercados de valores puede obtener excelentes rendimientos o bien perder una buena parte de su inversión.

Opta por los ETF's, derivados y acciones de empresas. Incluso, en algunos casos podría hacer trading con las acciones de empresas. Como su horizonte es de largo plazo, está acostumbrado y no se inmuta a la oscilaciones o volatilidad de las bolsas de valores. En algunos casos, incursiona en mercados extra bursátiles como el mercado cambiario de divisas: Forex (Foreign Exchange).

 

¿Quieres conocer qué tipo de inversionista eres? Conócelo aquí.

 

Al igual que una buena estrategia sirve para regresar a casa con vida del Everest, en el plano financiero la estrategia sirve para asegurar la independencia financiera.

Las inversiones son para todos y el momento de que tu dinero trabaja para ti ha llegado. Saca tus ahorros del claustro del colchón y ve por un mejor futuro.

Contacta a un asesor financiero  y juntos consigan tu libertad financiera.

 

 

Conoce los 6 errores que matan cualquier inversión. Descarga la guía y evita equivocarte.

Descarga_documento-15

Comparte:

Compartir por email Compartir en facebook Compartir en LinkedIn Compartir en twitter Compartir en WhatsApp